¿Qué tipos de sartenes son las mejores y más duraderas?

¿Qué tipos de sartenes son las mejores y más duraderas?

Déjame adivinar… Estás harto de comprar sartenes cada dos por tres.

Has probado distintos tipos de sartenes pero al final no te duran dos asaltos. Se estropean rápido y tienes que tirarlas a la basura. Parecen desechables. Comprar, usar y tirar.

Pero, cuál es  la sartén fetén…  la mejor sartén que puedes comprar. ¿Qué tipos de sartenes son las mejores y más duraderas?

Sartenes que no se pegan nunca, hechas de un material libre de tóxicos…

tipos de sartenes

Pues según mi experiencia no existe la mejor sartén.

Lo que existe es la sartén más adecuada a cada caso.

Dependiendo de lo que vayas a guisar así será la clase de sartén que debes usar.

También tienes que tener en cuenta  que su duración depende de cómo la trates, sobre todo las sartenes antiadherentes. Los cuidados que tengas a la hora de usar y limpiar tu sartén determinarán su buen estado y por tanto su duración. Si las maltratas te duraran bien  poco ya sean caras  o baratas, buenas o malas.

Por tanto lo ideal es tener varios tipos de sartenes  según para lo que las vayas a usar.

Cada alimento y cada tipo de preparación en su sartén.

Así que…

¿Qué tienes que tener en cuenta a la hora de escoger una sartén para que sea la mejor para tí y que sea duradera?

Al comprar una sartén recuerda lo siguente:

1   Qué piensas cocinar

Tienes que tener en cuenta las distintas utilidades de una sartén, freír, saltear, cocer,  sofreír…

No todas las sartenes sirven para todo.

Una buena sartén de acero vitrificado es una todo terreno. Sirve para hacer calderetas, guisos, carnes en salsa, arroces, pisto, masa de croquetas, frituras de todo tipo… En resumen, son ideales para fritos y cocidos.

También una de hierro colado o fundido de paredes altas o una de acero quirúrgico te vienen al pelo para este tipo de guisos.

Este tipo de sartenes son de las que duran toda la vida.

Si es que estás interesado en una antiadherente las mejores son las de titanio o piedra de varias capas. Para saltear, sofreír o guisar con poco aceite o grasa te vendrán de «escándalo».

No te van a durar mucho tiempo en buen estado, aunque para que tengan una cierta duración debes ser muy cuidadoso al usarlas y limpiarlas si no, se deteriorarán y se despegará la capa antiadherente ya sea de titanio, piedra, diamante o teflón y pasarán elementos tóxicos a tu comida. Tendrás que tirarlas y comprar otras.

Ojo con las antiadherentes…

Para asar o hacer un pescado o un filete a la plancha lo más aconsejable es una parrilla o una sartén grill

2   Material del que están hechas las sartenes

No todos los materiales que se usan para fabricar sartenes son saludables y duraderos.

Duran toda la vida las de acero inoxidable vitrificado, el quirúrgico y las de hierro colado o fundido. Además son saludables.

Las sartenes de vidrio son 100% saludables pero aunque son fuertes y resistentes puede ser que se quiebren por lo que su durabilidad es relativa.

En el caso de las antiadherentes fíjate que lleven como mínimo 2 o 3 capas del revestimiento de que se trate (titanio, Teflón, piedra, diamante…) cuantas más capas de revestimiento tengan tardarán más tiempo en deteriorarse, sobre todo si las cuidas bien, y por tanto más saludables y duraderas serán.

El metal y/o material de revestimiento antiadherente del que están hechas, pueden desprender metales pesados y tóxicos por el efecto del calor y pasar a los alimentos que cocines en ellas.

Estos tóxicos se van acumulando en el organismo y no pueden ser eliminados por el cuerpo, por lo que causarán consecuencias perjudiciales para la salud a largo plazo.

En personas especialmente sensibles a estos metales los síntomas se producirán muy rápidamente.

Por tanto este tipo de sartenes una vez deterioradas lo mejor es tirarlas y comprar otras nuevas. No te van a durar toda la vida tienes que renovarlas cada poco tiempo en función de los cuidados que hayas puesto.

3   Su tamaño

Las hay de 14 a 32 centímetros de diámetro. Las de 14 y 16 son pequeñas, entre estas dos son preferibles las de 16 centímetros. Las de 14 cm son demasiado pequeñas.

Normalmente  los modelos más convencionales son los de 18 a los 28 centímetros de diámetro para asar, hacer tortillas, frituras, pistos y otros guisos.

Una pequeña para, por ejemplo, freír un huevo,  hacer una tortilla francesa o una hamburguesa te resultará muy útil.

4   La capacidad que tenga la sartén para soportar altas temperaturas sin que se alteren sus características

Si al someterlas a altas temperaturas alteran sus características y se las transmiten a tus alimentos como les pasa a las de aluminio o cobre, lo mejor es que pases de ellas y te compres otras de otro material como el vidrio y las de acero vitrificado.

5   Si son apilables

Algunas tienen el mango desmontable para ahorrar espacio de almacenaje

6   Qué tipo de cocina tienes en casa 

Gas, vitrocerámica, solar, inducción…no todas las sartenes están preparadas para todo tipo de cocinas.

Por ejemplo las sartenes de vidrio no están preparadas para la inducción por lo que tendrás que colocar un adaptador universal.

Fíjate también si puedes usarlas en el horno o no.

7   El precio que estás dispuesto a pagar

Esta compra en realidad es una inversión. En la cocina, hay que dotarse de ciertos elementos, que por tener mucho uso deben ser duraderos y de buena calidad. Y eso hay que tenerlo en cuenta al comprar una sartén.

Porque tan importante es la calidad de los productos que comes como los utensilios de cocina que uses para cocinarlos.

tipos de sartenes

 

Tipos de sartenes que te vas a encontrar en el mercado  según el material empleado en su fabricación

Sartenes de vidrio

  • Son sartenes ecológicas,  100% libres de tóxicos.
  • Es un tipo de vidrio que puedes ponerlo al fuego directamente porque es resistente a la llama, soporta altas temperaturas  y los choques térmicos siempre que no sean muy bruscos.
  • Es un material no poroso  y ello significa que no afecta al sabor de los alimentos. Tampoco es químicamente reactivo, es decir que puedes utilizarlas para cocinar cualquier alimento sin importar el grado de acidez u otras propiedades reactivas del mismo.
  • Son fáciles de limpiar,  puedes incluso meterlas en el lavavajillas y no necesitan ningún mantenimiento especial aunque si tienes que tener la precaución de no golpearlas  o  exponerlas a cambios súbitos de temperatura porque aunque son muy resistentes podrían quebrarse.
  • Para cocinar con ellas simplemente tienes que cocinar a fuego bajo. Ten en cuenta de que en realidad en la cocina sana se trata de no exponer los alimentos a altas temperaturas y para ello se aconseja cocinar de forma lenta con fuego bajo. Son geniales para este tipo de cocina.
  • Si pretendes hacer una fritura de pescado por ejemplo lo ideal es usar una buena sartén de hierro de paredes altas no de vidrio.
  • No están preparadas para la inducción.

Tendrías que usar un adaptador universal de inducción.

Los adaptadores son unos discos con asa y/o sin asa que te facilitan que cocines en tu placa de inducción con menaje que no esté preparado para este tipo de cocina

Sartenes de hierro (mineral, colado o fundido)

  • Las sartenes hechas con este metal son también seguras para la alimentación.
  • Te durarán toda la vida
  • Ideal para freír patatas, dulces típicos fritos, para hacer pisto, masa de croquetas (y no se pega, llena la sartén de agua y déjala reposar un rato y los restos se despegan solos) pescado, verduras salteadas
  • Con un buen mantenimiento te durarán para toda la vida aunque tienen algunas pegas:

-Pesan

-Tienes que curarlas para que adquieran propiedades antiadherentes

-Cuando cocines con ellas tienes que retirar  los restos de comida de la sartén y es aconsejable que no la friegues  y que quede sólo una fina película para crear y mantener su cualidad antiadherente.

-una vez cocinado el plato es recomendable no dejar la comida hecha en este recipiente durante mucho tiempo para evitar que pase el óxido a ella, en este caso pasarla a otro recipiente.

Asegúrate que en su composición no lleve una mezcla de otros metales por si tienes alguna alergia al níquel o cadmio por ejemplo.

Sartenes de acero inoxidable

  • Las sartenes de acero inoxidable, normalmente de 18/10 y las de acero quirúrgico, son  aptas para todo tipo de cocinas incluida la inducción.
  • Es un tipo de sartén por la que se decantan los profesionales de la cocina.
  • No obstante, al cocinar alimentos ácidos, hay que tener cuidado pues pueden pasar metales pesados a la comida que estés guisando. El  acero 18/10  tiene en su composición níquel y  cromo. Es bastante estable en contacto con los alimentos, pero libera pequeñas cantidades de éstos metales pesados a la comida, por lo que deberían evitar usarlas para cocinar las personas con alergia a alguno de estos metales.
  • Es mucho más aconsejable  el acero quirúrgico ( T-304 ) pues no es poroso, pero  no obstante sé cuidadoso y no ralles la superficie ni la deteriores
  • Pesan.
  •  No son antiadherentes. Pero con la temperatura adecuada no se pega nada

Simplemente pon a calentar la sartén sin aceite ni nada, una vez caliente echa unas gotas de agua, si el agua se convierte en unas pocas pequeñas bolas como de mercurio es la señal de que está a punto para su uso.

Si se formaran muchas bolitas es que está demasiado caliente.

  • Si las cuidas bien, son bastante duraderas.
  • Tardan en coger temperatura gracias al fondo difusor que tienen para homogeneizar el calor, sobre todo si es  grueso.

Sartenes de acero vitrificado o peltre

  • Son las que tienen una capa vítrea sobre una superficie de acero. Su cubierta es no porosa por lo que no permiten el desarrollo de bacterias, hongos y mugre. Químicamente son inertes. No absorben olores ni liberan sustancias tóxicas por lo que  no contaminan los alimentos ni alteran su sabor.
  • Tienen una alta duración y son geniales para usos rudos. Su acabado es de colores brillantes.
  • Soportan tanto altas temperaturas como las bajas por lo que son muy resistentes a los cambios bruscos de temperatura. También resisten muy bien la corrosión del ambiente y las ralladuras.
  • Tienen propiedades naturales de antiadherencia por lo que podrás cocinar con menos aceite que con otras sartenes y no necesitan cuidados especiales. Para mí son más aconsejables que las antiadherentes.
  • Fáciles de limpiar, puedes meterlas en el lavavajillas y son aptas para cocinas de gas, eléctricas, vitrocerámica e inducción.
  • Si lo tuyo son los guisos o los fritos esta es tu sartén.

Sartenes de cobre

  • Son muy bonitas y ligeras.
  •  Transmiten muy bien el calor por lo que los entendidos en cocina las usan para hacer mermeladas por ejemplo, o las puedes ver en los puestos callejeros para hacer garrapiñadas. Esto es debido a que el cobre reacciona químicamente con los alimentos y por tanto afecta a su sabor, lo cual puede interesar para dar un determinado sabor al alimento pero cocinar en una sartén de cobre puro puede intoxicarte.
  • Sobre todo si entran en contacto con sustancias ácidas como el tomate, vinagre, limón ciertas frutas porque como consecuencia de una reacción química aumenta el nivel de transmisión tóxicos a los alimentos que estés cocinando.
  • Por lo tanto, actualmente la mayoría de las sartenes de cobre se recubren en el interior con otro metal generalmente acero inoxidable. Lo que reduce el riesgo de intoxicación.
  • No obstante es desaconsejable su uso.

Sartenes de aluminio y de aluminio anodizado

  • El aluminio es un buen conductor del calor y un metal ligero, de modo que habitualmente forma parte de base de sartenes y de menaje o de los fondos difusores porque distribuye muy bien el calor.
  • El aluminio en sí mismo es bastante tóxico, incluso se desaconseja usar el papel de aluminio en la cocina por su toxicidad.
  • Las sartenes de aluminio incluidas las que están recubiertas de una capa antiadherente son baratas y ligeras  pero poco recomendables. Se deterioran con bastante rapidez sobre todo si no tienes cuidado en su limpieza y almacenaje.
  •  Solo las sartenes de aluminio anodizado son más seguras. Estas sartenes se someten a un proceso electroquímico con el que se consigue que el aluminio sea muy duro y resistente a los arañazos, deformación y corrosión. Este tratamiento sella al aluminio e impide que se incorpore a los alimentos que cocines.

-Tienen propiedades antiadherentes. La superficie del aluminio anodizado no se considera tóxica y es resistente al calor. No obstante desecha las sartenes de aluminio anodizado  que estén ralladas o deterioradas. Evita riesgos.

-Su conservación y limpieza es fácil.

 -Límpialas a mano con esponja suave y detergente.  No usar nunca productos abrasivos o corrosivos.

-Utiliza utensilios de madera o silicona para evitar el deterioro de la capa antiadherente o el tratamiento de anodizado. Evita usar objetos punzantes, rasquetas o esponjas metálicas sobre la superficie de la sartén si se te pega la comida.

-En este caso vierte agua tibia en la sartén y un poco de bicarbonato y déjalo actuar unos minutos, verás cómo se va desprendiendo con facilidad lo pegado y ya puedes lavar la sartén como normalmente.

-Cocina a baja potencia o media. Conservarás mejor las propiedades de los alimentos y evitarás que se dañe la superficie de la sartén.

-Almacénala evitando que otras piezas tengan contacto o roce para evitar que se ralle y deteriore y coloca las tapas hacia arriba para evitar la acumulación de olores en su interior.

Sartenes antiadherentes (Teflón, a la piedra, titanio, diamante, cerámica, Thermolon™…)

  • Normalmente son sartenes de aluminio recubiertas de material antiadherente como el teflón, piedra, titanio, diamante, cerámica, Thermolon™…
  • Son ligeras.
  • Debes ser consciente de que el antiadherente no es más que una capa de «plástico» y actuar en consecuencia.
  • Al igual que las de aluminio anodizado límpialas con agua tibia, esponja y detergente suave.
  • No uses sobre ellas utensilios punzantes para evitar rallarlas y deteriorarlas. Y nada de meterlas debajo del agua cuando estén calientes para limpiarlas ni de lavavajillas. Si quieres cargarte el teflón de una sartén a la primera, no hay nada como meterla debajo del grifo cuando está bien candente, por aquello de «es que así la grasa se va en caliente y luego es más fácil limpiarla»…
  • Almacénalas sin apilarlas unas sobre las otras salvo que las protejas de ralladuras.
  • Cocina con ellas a fuego medio como mucho.

Si las usas de este modo puede que te duren años y sigan en buen estado.

  • Una  alternativa dentro de las antiadherentes son las de revestimiento cerámico llamado Thermolon™. Está hecho de un derivado de arena que no requiere el uso de químicos tóxicos como PFOA o PTFE durante el proceso de producción.  Por tanto no contiene productos químicos tóxicos o contaminantes persistentes.

GreenPan es el pionero en la fabricación de sartenes de cerámica saludable antiadherente.

Pesan.

No son sartenes para toda la vida como puede ser una de inoxidable (ni sirven para lo mismo).

Sin embargo, con uso diario y cuidados mínimos pueden durar años en forma.

-Este  tipo de sartén es tan fácil de limpiar y usar. Se puede lavar en el lavavajillas.

-Tienen una gran resistencia a los arañazos y  son duras  porque se fabrican sometiéndolas  al proceso de anodizado que te comenté anteriormente con las sartenes de aluminio.  

-Se calientan rápido y de forma uniforme.

-El Thermolon ™ es resistente al calor hasta altas temperaturas (hasta 450 ° C). Por lo tanto, si accidentalmente se sobrecalienta tu sartén , no formará ampollas ni liberará gases tóxicos. 

¿Sabías?

En algunas cocinas, solo se necesitan 3 minutos para que los utensilios de cocina se sobrecalienten, en estos casos muchas de las sartenes recubiertas tradicionales podrían liberar humos tóxicos.

-También es un gran conductor de calor. Eso significa que puede cocinar a una temperatura más baja y ahorrar energía. Además, tu sartén alcanzará la temperatura rápidamente y cocinará tus  alimentos de manera más uniforme.

Con las sartenes tan importante es elegir bien el tipo de sartén como el trato que les das.

De todos estos materiales ¿Qué sartén comprar? ¿qué  sartén es más aconsejable?¿Quieres tener unas sartenes decentes?

Pues sin lugar a dudas, las mejores en cuanto que no tienen tóxicos son las de vidrio y las de acero vitrificado. Ambas son excelentes pero las de acero vitrificado me parecen más prácticas porque son menos delicadas y te dan mucho juego en la cocina porque sirven tanto para fritos como guisos, son aptas incluso para inducción y te durarán toda la vida.

¿Qué marcas destacan? En las de vidrio destaca Visions  y en las de acero vitrificado o peltre MagefesaMenax.

¿Hay alternativas a estos materiales?

Sí.

Una de ellas son las sartenes de hierro mineral, que una vez «curadas»  y tras varios usos proporcionan una capa de antiadherencia fantástica incluso a bajas temperaturas.

¿Inconvenientes? Suelen ser muy pesadas y además han de ser lavadas y secadas en el momento para evitar la oxidación.

 ¿Ventajas? Se pueden usar en el horno.

Otra alternativa es cualquier sartén de acero inoxidable 18/10 con un buen fondo difusor para la correcta distribución del calor. No son antiadherentes pero la antiadherencia te la va a brindar un buen control de la temperatura de cocinado al freír.

 ¿Marcas? Ve a primeras marcas como WMF, De Buyer, Fissler, Silampos, etc.

¿Qué pasa con el resto de materiales? ¿No son acaso buenos?

No hay problema en escoger sartenes de otros materiales, pero deberán ser empleadas para usos muy concretos y con sumo cuidado, como cuajados a baja temperatura, por ejemplo.

¿Por qué digo esto? Porque el resto de sartenes contienen materiales como el PFOA y el PFTE.

El primero ya está prohibido (aunque es fácil de encontrar todavía) y el segundo es más conocido como teflón, que es tóxico a partir de los 250º, que se va desprendiendo en función de la calidad y acabado de la sartén. ¿Qué sartenes llevan PFTE? Todas las antiadherentes.

Así que sí optas  por una sartén antiadherente, uses o no uses utensilios blandos o la friegues bien, terminará soltando antes o después  parte de ese material.

 ¿Te has preguntado alguna vez por qué en cocinas profesionales sólo usan acero, hierro?

 Pues he aquí la respuesta.

 ¿Y qué hay de la cerámica? Pues que está muy bien, pero se pierde el recubrimiento a los pocos usos.

Parece ser que las de Thermolon™ duran más pero hay muchas opiniones de usuarios que dicen que con el tiempo pierden su cualidades antiadherentes.

Es un material inocuo y muy resistente, aporta una mayor durabilidad y prestaciones y está libre de PFOA.

De entre las sartenes antiadherentes, tienes las sartenes de la  marca KUHN RIKON con base de acero y revestimiento de titanio o las de la marca WOLL.

Materiales a evitar por tóxicos y materiales aconsejables

Materiales aconsejablesMateriales a evitar
Vídrio●100% libre de tóxicos.
●Resistente a la llama, soporta altas temperaturas y choques térmicos que no sean bruscos.
●Es no poroso por lo que no afecta al sabor de los alimentos.
●Fácil de limpiar a mano o en lavavajillas.
●No es antiadherente por lo que hay que cocinar a fuego bajo.
●No son aptas para inducción, es necesario usar un adaptador universal.
Cobre●Metal muy ligero y tóxico.
●Buen conductor del calor.
●Generalmente llevan un recubrimiento de acero.
●Si no tiene recubrimiento alguno transmite tóxicos a los alimentos y afecta al sabor de los mismos.
●Es desaconsejable su uso.
Acero inoxidable●Es bastante estable en contacto con los alimentos pero al cocinar ácidos puede pasar metales pesados que contiene en su composición.
●Es totalmente seguro el acero quirúrgico y no poroso por lo que no afecta al sabor y olor de los alimentos.
●Es relativamente liviano y muy resistente.
●No es antiadherente pero si controlas la temperatura nada se pegará.
●Apto para todo tipo de cocina incluida la inducción.
Aluminio●Es un metal ligero y neurotóxico.
●Los niveles elevados de aluminio en el cuerpo
se han relacionado con varias enfermedades del sistema nervioso central, incluyendo el Alzheimer y la ELA.
●Buen conductor del calor.
●Es desaconsejable su uso.
●Es más seguro en la alimentación si ha sido sometido a un procedimiento de anodizado.
●En ese caso tiene propiedades antiadherentes.
●Y es apto para todo tipo de cocinas incluida la inducción.
Acero vitrificado●Es acero cubierto con una capa vitrea no porosa por lo que no absorbe olores, ni libera tóxicos, ni altera el sabor de los alimentos.
●Muy duro y resistente. No requiere cuidados especiales.
●Es antiadherente.
●Apto para todo tipo de cocinas incluida la inducción
Teflón●Contiene un polímero plástico que, al calentarse a 300 °C, empieza a emitir toxinas.
●Es desaconsejable su uso una vez deteriorado.
●Es antiadherente.
●Apto para todo tipo de cocina incluida la inducción.
Hierro●Es una opción segura para la alimentación.
●Ecologico, reciclable y resistente. Durará toda la vida.
●Se calienta bien y de manera uniforme. Pesan.
●Tienes que curarlo y mantenerlo para que conserve propiedades antiadherentes.
●Apto para todo tipo de cocinas incluida la inducción
Revestimientos antiadherentes (piedra, titanio, cerámica, diamante…)●No son lo suficientemente duraderos
y empiezan a deteriorarse después de un tiempo de uso diario.
●Cuando esto sucede, metales pesados y otros tóxicos que a veces se encuentran en el recubrimiento terminarán en tus alimentos.
●Aptos para todo tipo de cocina incluida la inducción.

Te dejo aquí un vídeo sobre cómo curar una sartén de hierro, para que veas que no es complicado y que tener una sartén de hierro es una opción más que válida para guisar tus menús de forma saludable.

¿Qué utensilios debo comprar para mantener en buen estado una sartén cuando guise con ella y así me dure lo máximo posible?

Pues accesorios de madera o siliconados, ya que de otra manera la rayarás.

Esponja, detergente suave o bien vinagre y bicarbonato  para su limpieza.

Nada más.

Con estos consejos tienes economía, higiene y disciplina en la cocina.

Una sartén es un elemento de uso cotidiano y que por lo tanto se va amortizar en un tiempo relativamente corto, de manera que compensa invertir un poco más de dinero en un producto de calidad que estar cambiando de pieza cada pocos meses.

Si escoges la  opción aparentemente barata te llevará a peores resultados en la cocina, peores condiciones alimentarias y mayor gasto económico a la larga.

Si vas a renovar tus sartenes es un buen momento para invertir en algo de menaje de más calidad.

Lo ideal en mi opinión es gastarse un poco de dinero y obtener buenas sartenes y cacerolas que te duren de por vida, y esto implica alejarse del teflón, de la cerámica, del aluminio y de las “piedras” antiadherentes.

Si no tienes tiempo de cuidar de las sartenes de hierro, aprende a cocinar con el acero inoxidable (es más fácil que se te pegue, pero solo hay que saber controlar la temperatura para evitarlo), usa las acero vitrificado que son antiadherentes o invierte un poco de dinero  más en las de titanio de Woll y mímalas.

¿Qué tipo de sartenes tienes tú en casa? ¿Tienes alguna marca o algún tipo de material de sartenes que te gusten particularmente?

Me gustaría saber que te ha parecido este artículo. Me ayudarías un montón si marcas las estrellas amarillas valorándolo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando…

Si te ha gustado mi artículo, compártelo con otros a los que les pueda interesar  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *